martes, 5 de julio de 2016

Morteros de piedra de origen arqueológico.


En nuestros sitios arqueológicos, el Museo Municipal Rincón de Atacama de Termas de Río Hondo, ha recuperado algunos morteros de piedra elaborado por antiguas culturas humanas que vivieron en la región. Es un utensilio lítico usado machacar distintas sustancias (maíz, especias, hierbas...).

Consta de un recipiente más o menos profundo, a manera de vaso (que es propiamente el mortero) y un utensilio usado para macerar los ingredientes en él (algunos de gran tamaño), que recibe el nombre de mano y puede ser también de diversos materiales, aunque preferiblemente pesado.


Algunas poblaciones originarias de América, empleaban morteros en una roca a modo de hueco para poder moler el maíz y otros frutos secos y el utensilio para machacar era un objeto tubular. Muchas de estas depresiones excavadas en roca pueden encontrarse en la actualidad en muchos de los territorios del NOA, como así también otros fáciles de transportar de uso cotidiano y casero.

Te esperamos en el Museo Municipal Rincón de Atacama de Termas de Río Hondo para conocer como Vivian los distintos grupos humanos y sus pertenencias que llegaron hasta nuestros días.  En el video adjunto encontrado en youtube, se observa como se utilizaba un mortero de molienda. 

lunes, 4 de julio de 2016

Visita al Museo Municipal de Termas de Río Hondo.



Los alumnos de Turismo del Instituto Santo Tomas Nivel Superior, recorrieron los atractivos y servicios turísticos, en esta caso visitaron el Museo Municipal Rincón de Atacama de Termas de Río Hondo, y fueron recibidos por su director,, el señor Sebastián Sabater. Fotografía compartida por Graciela Hoyos.

domingo, 19 de junio de 2016

Paraeuphractus, uno de los tantos quirquinchos fósiles recuperados en Termas de Río Hondo.



El Museo Municipal Rincón de Atacama de Temas de Río Hondo, ha recuperado en los últimos años un número importante de quirquinchos fósiles, de una antigüedad de 5 millones de años antes del presente, antecesores de las especies vivientes. En esta ocasión citaremos a Paraeuphractus.

Es un mamífero cingulato, representado por los quirquinchos o armadillos que actualmente viven en gran parte de Sudamérica y constituyen un grupo muy particular de la fauna neotropical. Se caracterizan por poseer un caparazón dorsal formado por las placas yuxtapuestas, ordenadas por lo general en filas transversales, con cola bastante larga y extremidades cortas.

El nuevo taxón extiende la distribución geográfica del género fuera de los valles de altura de las provincias de Catamarca y Tucumán, y considerado como una especie Montehermosense (Plioceno temprano). Paraeuphractus procede de la Formación Las Cañas, en un área próxima a la ciudad de Las Termas de Río Hondo,  provincia de Santiago del Estero.


Se rescataron tres ejemplares, dos de los cuales presentan el caparazón dorsal casi completo. Se colectaron, además,  dos cráneos, una hemimandíbula y diversos restos de postcráneo. El material referente fue hallado por el señor Sebastián Sabater, director del Museo de Termas de Rió Hondo, provincia de Santiago del Estero.

Su alimentación, seria variable, como en otros armadillos, siendo seguramente insectívoros y omnívoros necrófagos propios de la zona tropical Centroamérica y Sudamérica. Otras especies relacionadas; Paraeuphractus prominens, Doellotatus chapalmalensis, Macrochorobates chapalmalensis, Chorobates recens, Tolypeutes sp., Chaetophractus villosus y Zaedyus pichiy.

Te esperamos en el Museo Municipal Rincón de Atacama de Temas de Río Hondo para que conozcas nuestro pasado natural.

miércoles, 8 de junio de 2016

La Garza Mora, habitante del Rio Dulce.


Una gran cantidad de aves habitan el departamento de Río Hondo, en la provincia de Santiago del Estero. Una de ellas es la Garza Mora, fácil de observar en las inmediaciones del Río Dulce y en la Isla Tata Inti.

La Garza Mora (Ardea cocoi) es natural de América del Sur y América Central. Excepto por los muy altos Andes, habita en la mayor parte de América del Sur. Estas aves son sedentarias. Aunque los jóvenes del año hay veces se desplazan a lugares remotos, se estima que los adultos no migren.

A estas garzas las encontramos pescando en las orillas de los ríos y estuarios de agua dulce y salobre. Por lo general se les ven solas, o en parejas durante la temporada de cría.

La temporada de cría de esta ave varía de acuerdo a la localidad. Al principio de la primavera se les ven construyendo los nidos. Anidan solitarias y en colonias. El nido lo construyen de ramas sobre los árboles y arbustos. La nidada usual consiste de tres huevos color celeste con pintas blancas. La incubación toma de veinticuatro a veintiséis días.

Bibliografía;

BirdLife International (2012). «Ardea cocoi». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2015.4.

Imagen: Aves del Parana.

miércoles, 1 de junio de 2016

El Quirquincho chico o Piche llorón. Conociendo nuestra fauna.


Dentro de los mamíferos que encontramos en el departamento de Río Hondo y en parte del NOA, encontramos al Quirquincho chico o Piche llorón, cuyo nombre científico es Chaetophractus vellerosus.

La especie fue descrita por John Edward Gray en 1865 a partir de un ejemplar del Museo Británico recolectado en Santa Cruz de la Sierra (este de Bolivia) y fue nombrado como Dasypus vellerosus y posteriormente modificado.

Sus hábitats son bosques templados, sabanas secas y húmedas, montes subtropical y tropical, pastizales subtropical y tropical, desiertos cálidos, templados y fríos, tierra arable, pasturas, plantaciones, y jardines.

Es un animal acorazado, su armadura está constituida por un mosaico de pequeñas placas óseas, desde la capa inferior de la dermis (piel), y están recubiertas de epidermis córnea. Es un sistema de protección contra sus depredadores; protegiendo incluso su cola. Las placas forman un escudo de una sola pieza sobre los hombros y otro sobre los cuartos traseros. 

La parte media del cuerpo tiene unas placas que forman bandas transversales articuladas entre sí, es decir, que se unen por una piel blanda; así se pueden enrollar formando una bola bien acorazada y cubrir la parte del cuerpo desprotegida: abdomen. De cuerpo robusto, patas cortas y musculosas, pudiendo desplazarse rápidamente. Extremidades con garras semejantes a uñas y las usa para conseguir su alimento o para excavar madrigueras. De hábitos nocturnos; se alimenta de insectos, gusanos, pequeños vertebrados y, carroña.

En el Gran Chaco de Bolivia, oeste de Paraguay y por el centro de Argentina, extendiéndose hasta Mendoza, y con distribución disyunta en Buenos Aires.

Fuentes:

Abba, A.M., Cuellar, E. & Superina, M. (2014). «Chaetophractus vellerosus». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2015.4 (en inglés). Consultado el 19 de enero de 2016.

Magnussen Saffer, Mariano (2010). Los Principales Mamíferos de la Republica Argentina. Colecciones de la Naturaleza. Grupo Paleo Ediciones Independientes.

Wilson, Don; Reeder, DeeAnn, eds. (2005). «Chaetophractus vellerosus». Mammal Species of the World (en inglés) (3ª edición). Baltimore: Johns Hopkins University Press, 2 vols. (2142 pp.).

sábado, 14 de mayo de 2016

Tonocotés, una mirada a su población.

Los tonocotés o tonokotés son un pueblo aborigen que habita las provincias de Santiago del Estero y Tucumán en la República Argentina.

Junto a otros pueblos del antiguo Tucumán, los españoles los llamaban Juríes, deformación de la voz quichua xuri que significa ñandú, denominación que les dieron a los nativos que vestían con una especie de taparrabos de plumas de esta ave y que se desplazaban en verdaderas bandadas. Ya en 1574 aparece en un documento la denominación de tonocoté que con el tiempo suplantó a la anterior.

Pertenecen al tipo brasílido, su estatura es mediana, la cara ancha y la nariz mediana. Adquirieron costumbres andinas, siendo sedentarios y practicando la agricultura, la caza, la pesca y la recolección.

En tiempos prehispánicos habitaron la franja centro-sur de los llanos santiagueños y en la actual ciudad de Santiago del Estero. Limitaban al norte con los lules, al sur con los sanavirones, al oeste con los diaguitas y al este con el río Salado.

Las viviendas se construían formando túmulos sobre elevaciones artificiales del terreno, de forma redonda y de material poco duradero y techo de paja. Cercaban sus aldeas con empalizadas.

Las inundaciones anuales de los ríos Dulce y Salado eran utilizadas para regar sus cultivos de maíz, quinoa, porotos y zapallos. Recibieron una fuerte influencia de las culturas andinas. Criaban llamas y ñandúes. También practicaban la recolección de algarroba, chañar, frutos de tunas y de cacao.

Se destacaron en la alfarería fabricando grandes urnas funerarias y pucos, con motivos muy elaborados. Conocieron también la metalurgia primitiva y desarrollaron el tejido en telar, los adornos de plumas y la cestería.
Su dios principal era Cacanchic, que tenía características buenas y malas a la vez, siendo el protector de las siembras.

De su idioma originario solo se conservan con seguridad dos palabras: Gasta y Gualamba, que se supone significan pueblo y grande respectivamente. Fue estudiado por el padre Alonso de Bárzana, pero no se conserva ningún escrito.

Los actuales tonocotés son conocidos como suritas, son en parte descendientes mestizos de los antiguos tonocotés y hablan un dialecto propio derivado del quichua santiagueño. Se distribuyen en 19 comunidades rurales con aproximadamente 6.000 habitantes en los departamentos San Martín, Figueroa y Avellaneda.

Bibliografía consultada.

El desarrollo cultural prehispánico en Santiago del Estero, Argentina., Ana Maria Lorandi, Journal de la Société des Américanistes, Año 1978, Volumen 65, Número 65, pp. 63-85.

Canals Frau, Salvador: "Poblaciones indígenas de la Argentina, su origen, su pasado, su presente", 1953.

Gramajo de Martínez Moreno, AMalia: "La frontera interior de Santiago del Estero - El Gral. Antonino Taboada y el Cnel. Juan Manuel Fernández", en Cuadernos de Cultura, Santiago del Estero, editado por el Municipio de Santiago del Estero, nº19, julio de 1980.

Wagner, Duncan y Emilio: "La Civilización Chaco Santiagueña y sus correlaciones con las del Viejo y Nuevo Mundo", 1934.

Nuevo Diario - Reconocen derechos de comunidades aborígenes.

domingo, 8 de mayo de 2016

Proceso de fosilización de la madera. Paleobotánica en Río Hondo.


El Museo Municipal Rincón de Atacama viene colectando desde hace varios años restos de maderas fosilizadas, que según  los últimos estudios pertenecen a Quebrachos y Algarrobos que vivieron en nuestra región hace  unos 3 millones de años junto a grandes y pequeños vertebrados, cuyos restos óseos fosilizados también se encuentran asociados a estas maderas. Pero como los restos de madera de un árbol llega a nuestras manos convertidas en roca?

La fosilización de la madera es un conjunto de procesos por los que todo el material orgánico ha sido reemplazado con minerales (la mayoría de las veces variedades de la sílice), conservando en algunos casos de permineralización los detalles más delicados de la madera, como las paredes celulares.

El proceso de petrificación sucede bajo tierra, cuando la madera queda enterrada bajo sedimentos, conservándose gracias a la ausencia de oxígeno. El agua rica en minerales que se filtra por los sedimentos deposita minerales en las células de la planta, de forma que cuando la lignina y la celulosa se descomponen, se forma un molde de roca en su lugar.

Elementos como el manganeso, el hierro y el cobre presentes en el agua y el fango durante el proceso de petrificación dan a la madera una variada gama de colores. Los cristales de cuarzo puros son incoloros, pero cuando se añaden contaminantes al proceso adquieren un color amarillo, rojo o de otra tonalidad.

La madera petrificada puede conservar su estructura original con todo detalle, hasta el nivel microscópico. Estructuras tales como los anillos de crecimiento y los diversos tejidos pueden observarse con frecuencia.

La madera petrificada puede conservar su estructura original con todo detalle, hasta el nivel microscópico. Estructuras tales como los anillos de crecimiento y los diversos tejidos pueden observarse con frecuencia.

Te esperamos en el Museo Rincón de Atacama de la ciudad de Termas de Río Hondo para conocer los restos fosilizados de plantas y animales que vivieron en esta zona en los últimos 5 millones de años.