domingo, 13 de diciembre de 2015

Y los carnívoros fósiles donde están?


Desde hace unos 26 años funciona en la ciudad de Termas de Río Hondo en la provincia Argentina de Santiago del Estero, el Museo Municipal Rincón de Atacama, reconocido especialmente por sus materiales paleontológicos y arqueológicos, viene realizando búsquedas y colecciones de restos fósiles de la paleofauna que alguna vez habito esta parte del NOA argentino.

Justamente, en el campo de la paleontología se exhibe y resguarda en sus depósitos, numeroso material paleontológico de los últimos 5 millones de años de la región. Entre los materiales más destacados y estudiados se ha colectado fósiles de armadillos dasipodidos, los grandes armadillos extintos conocidos como Gliptodontes, Perezosos de gran tamaño, Notoungulados y Ungulados entre otros, sobresaliendo el Stegomastodonte, el gran elefante sudamericano, también extinto hace 8 mil años antes del presente.

Pero al Museo Municipal de Termas de Río Hondo se le viene escapando las figuritas mas difíciles en el registro paleontológico, tanto por su relación estadística entre depredadores y presas, como así también su posibilidad de fosilizarse y llegar a nuestros días. Estamos hablando de los mamíferos carnívoros que seguramente se alimentaron de los megamamiferos herbívoros ya descubiertos

Entre los representantes carnívoros mas importantes del Pleistoceno de América del Sur, se encuesta el Smilodon populator, mas conocido como el tigre dientes de sable (imagen ilustrativa) y el Arctotherium angustidens, un oso de gran tamaño mucho mas grande que las especies vivientes. También paralelamente a estos existieron otros carnívoros, como varias especies de felinos, lobos etc, todos descendientes de linajes que ingresaron a Sudamérica durante el Gran Intercambio Biótico Americano, cuando se unieron ambas americas hace 2,5 millones de años, produciendo el intercambio faunistico entre ambos hemisferios.

Esperemos que no pase mucho tiempo mas para que podamos anunciar el hallazgo del primer mamífero Carnívoro para la prehistoria de Termas de Río Hondo. Mientras tanto te esperamos para que conozcas nuestro pasado natural.

sábado, 5 de diciembre de 2015

Caballos prehistóricos en Termas de Río Hondo.

Siempre nos enseñaron en la escuela que el caballo lo trajeron los españoles a Sudamérica. En realidad, mucho antes de la colonización, en América se habían desarrollado unos equinos, más bien parecidos a las cebras.

En Termas de Río Hondo, el Museo Municipal Rincón de Atacama ha recolectado numerosas piezas paleontológicas en las inmediaciones del Río Dulce. 

Es otro mamífero aloctono, que llego a Sudamérica a principios del Pleistoceno en el gran intercambio faunistico de fines del Plioceno. De acuerdo a las recientes teorías de algunos Paleontólogos, este género seria originario de Sudamérica y estaría emparentado con Pliohippus y Dinohippus del Plioceno de América del norte. 

Era un primitivo caballo, el cual se extinguió poco antes de la llegada de los primeros colonos sin dejar representantes vivientes, siendo reemplazado por el caballo europeo. Era similar las cebras de África, pero algo mas bajo y rechoncho, con extremidades cortas.

Su cráneo presenta unos huesos nasales algo alargados y pronunciados que las formas vivientes. Por otro lado, es notable la conformación de las extremidades, proporcionalmente cortas y anchas, que le confieren al animal un aspecto macizo. Su peso pudo ser de 400 kilos. El primer registro de un caballo fósil sudamericano fue el molar superior descubierto por Charles Darwin cerca de Bahía Blanca (Prov. Buenos Aires), al que Richard Owen identifico en 1840, lo denomino Equus caballus (la especie actual), y mas tarde lo denomino Equus curvidens


Se han hallado numerosos esqueletos bien preservados en distintas zonas del país. El registro es ampliamente conocido desde el norte de Ecuador hasta el sur Patagonico. Desde el punto de vista estratigráfico, es conocido desde el Plioceno superior (Uquiense) hasta el Pleistoceno superior - Holoceno (Lujanense reciente). Las características adaptativas de la parte distal de las extremidades de Hippidion pueden ser indicadores de distintos tipos de suelo y vegetación.

El hábitat de Hippidion debería corresponder a un bosque húmedo y suelo blando. Los Equidos de América del sur se han extinguido totalmente. Algunos ejemplares más modernos de Hippidion, provienen de sitios arqueológicos.

Bibliografía sugerida:

ALBERDI, M.T.; CARTELLE, C. & PRADO, J.L. 2003. El registro Pleistoceno de Equus (Amerhippus) e Hippidion (Mammalia, Perissodactyla) de Brasil. Consideraciones paleoecológicas y biosgeográficas. Ameghiniana, 40:173-196.

AMEGHINO, F. 1889. Contribución al conocimiento de los mamíferos fósiles de la República Argentina. Actas de la Academia Nacional de Ciencias de Córdoba, 6:1-1027.

LAZA, J. H. 1995. Signos de actividad de insectos. In: Alberdi, M.T.; Leone, G. & Tonni, E.P. (eds.) Evolución biológica y climática de la región pampeana durante los últimos cinco millones de años, Un ensayo de correlación con el Mediterráneo occidental. Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid, Monografías, 16:341–361.

NORIEGA, J.I.; CARLINI, A.A. & TONNI, E.P. 2001. Vertebrados del Pleistoceno tardío de la cuenca del arroyo Ensenada (Departamento Diamante, provincia de Entre Ríos, Argentina). Bioestratigrafía y paleobiogeografía. Ameghiniana, 38(4), Resúmenes: 38R.

NOVAS, F. 2006. Buenos Aires hace un millón de años. Editorial Siglo XXI, Ciencia que Ladra. Serie Mayor.

viernes, 27 de noviembre de 2015

La Mariposa de los Naranjos, una visitante de Río Hondo.

La mariposa de los naranjos (Papilio thoas) es una especie de lepidóptero ditrisio de la familia Papilionidae que habita desde el sur de los Estados Unidos hasta las partes más australes de América del Sur.

Habitante y visitante anual en Termas de Rio Hondo, se la puede observar conb mas facilidad en jardines con flores coloridas y en las inmediaciones del Río Dulce. En el Museo Municipal Rincón de Atacama, se exhibe y conserva una importante colección de esta mariposa tan llamativa, la cual, se puede observar en la muestra permanente de entomología, junto a otros organismos.

Tiene una envergadura de 10 a 13 cm. La superficie superior de las alas tiene manchas cuadradas amarillas ordenadas en forma de banda diagonal. La oruga tiene el aspecto de excremento de pájaros lo que posiblemente le sirve para engañar a posibles predadores.

En los trópicos vuela en todas las épocas del año. En el Hemisferio Norte vuela de abril a julio según la latitud. En el hemisferio sur vuela en los meses correspondientes de primavera y verano. La larva se alimenta de plantas de la familia de los Citrus, Rutaceae. El adulto se alimenta de néctar de Lantana, Caesalpinia y Bougainvillea entre otras.

Te esperamos en el Museo Municipal Rincón de Atacama de Termas de Rio Hondo para conocer nuestro pasado y presente natural.

lunes, 23 de noviembre de 2015

Doedicurus, otro de los gigantes acorazados del Río Dulce.




En distintas salidas de búsqueda de material paleontológico realizadas por el Museo Municipal Rincón de Atacama de Río Hondo, se han colectado en distintas oportunidades, restos de lo que fue un gran caparazón. Se trata de placas óseas. Esto evidencia la presencia de estos animales en las inmediaciones del actual Rió Dulce, próximo a nuestra ciudad.

Doedicurus fue la especie de mayor tamaño dentro de la familia de los Gliptodontidos. Tenía 4,3 metros de largo y 2 metros de alto. La coraza tiene una forma muy particular, presentando una especie de joroba en su parte mas alta, con placas mas laxamente unidas que en otros parientes de la época.

Su cola estaba formada por cuatro anillos, un tuvo cilíndrico de un metro de largo y en su termino poseía una masa ósea con púas corneas, convirtiéndose en una técnica de defensa contra los habituales depredadores. Sus extremidades son sorprendentemente robustas y su columna y cadera se encuentran soldadas al caparazón del animal.

Se alimentaría al igual que otros de sus parientes de pastos cortos y de zonas semi-aridas. Su masa estimada en vida es de 2 toneladas. Todas las especies se extinguieron sin dejar representantes.

Bibliografía sugerida
AMEGHINO, F. 1888. Rápidas diagnosis de mamíferos fósiles nuevos de la República Argentina. Buenos Aires, Obras Completas, 5:471-480.
BERTON, Michael. (1992). Dinosaurios y otros animales prehistóricos. Ediciones Lrousse Argentina S.AI.C.

CRUZ, L. 2007. Xenarthra (Mammalia) del Pleistoceno tardío-Holoceno temprano del Departamento de Río Cuarto, provincia de Córdoba, Argentina. Aspectos bioestratigráficos. Ameghiniana, 44(4):75

GRAMAJO, A.J. 1992. La fauna del Cuaternario y sus yacimientos en la Llanura Santiagueña. Museo de Ciencias Antropológicas y Naturales "Emilio y Duncan Wagner", Serie Estudio, 4:75-93.1-757.

NOVAS, F. 2006. Buenos Aires hace un millón de años. Editorial Siglo XXI, Ciencia que Ladra. Serie Mayor.

martes, 10 de noviembre de 2015

Olimpia Righetti, una apasionada por la arqueologia santiagueña.

Fue la discípula de los hermanos Wagner. Realizó importantes descubrimientos sobre las culturas que habitaron esta tierra. Dirigió los destinos del Museo Arqueológico, dándole un lugar privilegiado entre las sociedades científicas de América.


Olimpia Righetti, quien naciera en Santiago del Estero en 1910. Su padre, Víctor Righetti, fue un ciudadano suizo y su madre, Palmira Cari, una dama italiana. Realizó sus estudios pedagógicos en la Escuela Normal del Centenario.
  
Desde sus años de escuela se consagró al estudio de las cerámicas chaco-santiagueñas, hasta que en el año 1936 llegó a trabajar en el Museo Arqueológico, junto a Emilio y Duncan Wagner, desempeñándose como dibujante. Con el correr del tiempo se fue formando en los estudios que los hermanos venían haciendo acerca de aquella civilización. 

Cuando Emilio Wagner falleciera, en septiembre de 1949, quedó al frente del Museo, prosiguiendo las investigaciones orientadas por el pensamiento y acción de quien fuera su maestro.

Entre 1950 y 1960 dirigió una misión arqueológica por los departamentos Banda y Robles (área del río Dulce), zona en la que exhumó bastante material como fruto de las excavaciones realizadas. A esta actividad se le sumaron los viajes por países vecinos, donde dictó conferencias, haciendo conocer sobre los descubrimientos arqueológicos Chaco-Santiagueños y la obra de los Hnos. Wagner.

Entre tantos destinos, recorrió el Rió Dulce hasta la localidad de Termas de Rio Hondo, e ilustrando sus hallazgos. A continuación un documental del Canal Encuentro.

viernes, 30 de octubre de 2015

Cabeza de Lechuza, una de las figuras zoomorfas milenarias del Museo.

Los animales que convivieron con los pobladores del pasado, tanto extintos, localmente desplazados o vivientes, se conocen a través de distintos elementos preservados en el contexto arqueológico, como huesos, cueros, placas, cáscaras de huevo, heces, y por supuesto, también se encuentran representaciones plasticas de figuras de animales en la cerámica.

Las figuras zoomorfas son objetos que presentan forma o estructura animal. Se pueden encontrar infinidad de objetos escultóricos con formas zoomórficas, sobre antiguas ruinas, como por ejemplo estelas funerarias, amuletos, o utensilios religiosos.



En el Museo Municipal Rincón de Atacama de Termas de Río Hondo, se encuentra una pequeña pero significante colección de estas piezas zoomórficas, realizadas por las distintas culturas humanas que vivieron en nuestra región y han dejado testimonio del medio ambiente que los rodeaba.

viernes, 23 de octubre de 2015

Los gigantes milodóntidos habitaron Termas de Rió Hondo.

Los milodóntidos (Mylodontidae) son una familia extinta de perezosos gigantes. Probablemente eran de movimientos lentos, usando sus garras delanteras como arma defensiva. Los milodóntidos junto con sus parientes los escelidotéridos y los orofodóntidos formaban el clado Mylodonta, una de las principales radiaciones evolutivas de los perezosos terrestres. 
En las inmediaciones del Río Dulce, en Termas de Río Hondo, el Museo Municipal Rincón de Atacama ha recolectado en varias oportunidades restos fósiles de la familia de los milodontidos, como Mylodon y Glossotherium (en observación). Demostrando así, la presencia de estos gigantes perezosos extintos en nuestra región hace 20 mil años antes del presente.

Ambos milodontidos eran parecidos entre si. Podrían por momentos erguirse en forma bípeda y llegar a medir unos 3 metros. Se calcula que medían aproximadamente 2,5 metros a la cruz, y pesar unas 3 toneladas. La piel era extremadamente dura, compuesta por diminutos huesos u osteodermos y muy tupida, lo cual la hacía muy resistente a los ataques de otros animales. Su dieta era herbívora.

El descubrimiento de sus fósiles en cavernas en el sur chileno y argentino asociadas con ocupación humana llevó a algunos autores a teorizar que los humanos antiguos construían corrales cuando querían procurarse un perezoso terrestre joven, para criarlo y más tarde consumirlo. Sin embargo, la datación por radiocarbono no apoya la ocupación simultánea de estos sitios por humanos y perezosos.

Hallazgos de algunos restos subfósiles como coprolitos, pelo, piel y huellas han permitido inferir su aspecto y conducta probables, siendo este grupo de mamíferos prehistóricos, uno de los pocos que se han preservado más allá de sus huesos fósiles.
 Los perezosos terrestres, como los demás Xenartros, evolucionaron en aislamiento durante el Paleógeno. En el período Plioceno, se formó el istmo de Panamá lo que causó el Gran Intercambio Biótico Americano entre America del Norte y America del Sur,  y la consiguiente extinción de una importante proporción de la megafauna originaria de Sudamérica. En el sur, los perezosos gigantes vivieron hasta hace unos 10.000 años.

Bibliografía sugerida:

A. E. Zurita, A. A. Carlini, G. J. Scillato-Yané and E. P. Tonni. 2004. Mamíferos extintos del Cuaternario de la Provincia del Chaco (Argentina) y su relación con aquéllos del este de la región pampeana y de Chile. Revista geológica de Chile 31(1):65-87

Andrés Rinderknecht, Enrique Bostelmann T., Daniel Perea, Gustavo Lecuona (2010). «A new genus and species of Mylodontidae (Mammalia: Xenarthra) from the late Miocene of southern Uruguay, with comments on the systematics of the Mylodontinae». Journal of Vertebrate Paleontology 30 (3): 899–910.

Bargo, m. Susana y Vizcaino, Sergio F.. Paleobiology of Pleistocene ground sloths (Xenarthra, Tardigrada): biomechanics, morphogeometry and ecomorphology applied to the masticatory apparatus. Ameghiniana [online]. 2008, vol.45, n.1 [citado 2012-02-10], pp. 175-196 .

Esteban, G.I. 1996. Revisión de los Mylodontinae cuaternarios (Edentata, Tardigrada) de Argentina, Bolivia y Uruguay. Sistemática, Filogenia, Paleobiología, Paleozoogeografía y Paleoecología. Tesis Doctoral inédita, Instituto Miguel Lillo, Facultad de Ciencias Naturales, Universidad Nacional de Tucumán, San Miguel de Tucumán, Argentina.

Magnussen Saffer, M.  Boh, D Y Estarli, C. 2014. Asociación de un ejemplar juvenil y uno adulto de Scelidotherium leptocephalum Owen, 1839  (Xenarthra, Mylodontidae, Scelidotheriinae ) en una paleocueva en el Pleistoceno del Partido de General Alvarado. Aspectos Sistemáticos y Tafonomicos. XXVIII Jornadas Argentinas de Paleontología de Vertebrados. Zapala – Villa El Chocon, Neuquén. Mayo del 2014. Libro de Resúmenes. , p 38.

Magnussen Saffer, M.  2014.Perezosos gigantes (Xenarthra, Pilosa) del pleistoceno de la región pampeana. Paleo Revista Argentina de Paleontoªlogía. Boletín Paleontológico. Año XII. 108: 08-13.  

viernes, 16 de octubre de 2015

Dos grandes huevos sin eclosionar de Rhea en el Museo de Termas de Río Hondo



El registro fósil de Termas de Río Hondo, esta demostrado por grandes y pequeños animales ya extintos. Pero también convivieron con ellos otras especies muy vinculadas con organismos vivientes, que sobrevivieron a la gran extinción del Pleistoceno (hace 10 mil años), entre ellos, grandes aves, como el ñandú.

Es una especie de ave estrutioniforme de la familia Rheidae. Se encuentra exclusivamente en Sudamérica. Pertenece al mismo orden que el avestruz, los emúes, los casuarios y las extintas moas; es decir, al orden de los estrutioniformes (Struthioniformes). Rhea pertenece a lo que hoy conocemos como ñandú. Desde el Pleistoceno medio (1,5 millones de años) se vienen registrando restos fósiles de esta enorme ave corredora.

En el Museo Municipal Rincón de Atacama se exhibe dos huevos sin eclosionar, posiblemente de fines del Pleistoceno a mediados del Holoceno (12 a 5 mil años). Uno de ellos procede de un sitio arqueológico, mientras que el otro lo encontraron mientras construían el aeropuerto local.

Su cráneo era corto, con un pico mediano, deprimido y ancho. Narinas amplias. Cuello largo y angosto, con vértebras cervicales a aspecto mediadamente alargado. Miembros anteriores muy cortos e imposibilitados para el vuelo, mientras sus extremidades posteriores son largas y fuertes, adaptadas para la carrera, con tres dedos y uñas comprimidas.

Durante el Holoceno (ultimos 10 mil años) fueron muy frecuentes en gran parte del país. El macho alcanza una altura de 1,50 m, y la hembra 1,20 m; el peso es de aproximadamente 30 a 35 kg en el macho y alrededor de los 25 kg en la hembra. 
Era más grande que los representantes actuales del continente Sudamericano, y tienen al igual que estos tres dedos en cada pata, en lugar de dos.

En cuanto al esqueleto cabe mencionar la falta de quilla a nivel del esternón, característica común en las aves corredoras. En La Pampa y Patagonia se las puede observar en grandes grupos. Su presencia en sitios arqueológicos se debe en su mayor parte a que los grupos aborígenes se alimentaban de sus enormes huevos, pero hay poca evidencia de restos óseos.

Texto Mariano Magnussen Saffer. Dirección institucional: Sebastián Sabater.

Bibliografía sugerida.

Acosta Hospitaleche, C., Tambussi, C.P. y Reguero, M. 2001. Catálogo de los tipos de aves fósiles del Museo de La Plata. Serie Técnica y Didáctica Museo de La Plata Nro 41: 1-28

Benton, Michael. (1992). Dinosaurios y otros animales prehistóricos. Ediciones Lrousse Argentina S.AI.C.

M. T. Alberdi, G. Leona y E. P. Tonni (editores). Evolución biológica y climática de la región pampeana durante los últimos cinco millones de años. Un ensayo de correlación con el Mediterráneo occidental. Madrid, Museo Nacional de Ciencias de Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1995, Monografías 12.

Palanca, F. Y Politis, G. 1979. Los cazadores de fauna extinguida de la provincia de Buenos Aires. Prehistoria Bonaerense, pp. 71-91, Olavaria.

Novas, F. 2006. Buenos Aires hace un millón de años. Editorial Siglo XXI, Ciencia que Ladra. Serie Mayor.

domingo, 11 de octubre de 2015

Museo Municipal Rincón de Atacama de Termas de Rio Hondo.



El Museo Municipal Rincón de Atacama, se encuentra ubicado en la ciudad de Termas de Rió Hondo, Provincia de Santiago del Estero, Argentina.

La razón de llamarse Rincón de Atacama, es porque antes de la conquista española, existía un territorio poblado de aborígenes que trabajaban la tierra y se dedicaban a la alfarería.

Este territorio, a márgenes del viejo Río Hondo, es hoy lecho de un hermoso lago que embalsa las aguas de la Presa Hidroeléctrica Río Hondo, a solo 4 km de la ciudad. Por aquel tiempo de la conquista española y entrado el 1650, se otorgó ese territorio en "Merced" por poblador y conquistador de esta provincia, al capitán Juan Pérez Moreno, llamándose "Merced de Atacama".

Con el correr de los años se estableció la "Estancia de Atacama" que hizo desaparecer aquel viejo pueblo de aborígenes alfareros. En honor a aquellos hombres y mujeres sometidos por los conquistadores y siendo ese territorio nuestro principal sitio arqueológico, se puso como nombre al museo "Rincón de Atacama".
Las piezas que atesora el museo demuestra la capacidad técnica y alfarera de los Tonocotes, nombre de estos antiguos pobladores de Río Hondo.

Las reliquias que están distribuidas en cuatro secciones, Entomología (insectos), Arqueología (restos de las culturas precolombinas que poblaron el departamento Río Hondo) y Paleontología (fósiles de la fauna prehistórica que existió en la región) y Paleobotánica (troncos petrificados encontrados en el lecho del río Dulce). También hay restos comparativos Mastozoologicos (mamíferos) que ayudan a comprender a los gigantes prehistóricos de la región.

En él se exponen piezas arqueológicas y paleontológicas que tienen origen milenario. También se presenta un gliptodonte, especie que cubierta por un caparazón, que habitó en América del Sur por casi 60 millones de años y se extinguió hace 10 mil. Además se pone a la vista huesos de mastodontes en gran numero, caballos primitivos y ciervos que poblaron esta zona, mamíferos notoungulados y troncos petrificados encontrados en las márgenes del Río Dulce, entre otros. 

En este Museo, además del espacio dedicado a la paleontología, que es el más importante, posee sectores a la mastozoología y entomologia..
 Se exhiben cerámicas del período agro-alfarero, piezas del pre-cerámico, temprano, medio tardío e hispano indígena. Hay urnas funerarias, armas, hachas, molinos de piedra y puntas de flecha. Las piezas provienen de la cultura Cóndor Huasi y de Las Mercedes con una antigüedad de 1600 a 1800 años producto del intercambio cultural de región siguiendo el cordón serrano a través de la región andina (Catamarca, Santiago del Estero, Guasayán). Tanto la cultura Cóndor Huasi como Mercedes “a sus entierros los realizaban en urnas funerarias”

Entre algunas piezas curiosas, se destaca una nueva especie de Paraeuphractus Scillato Yané, 1975. El nuevo taxón extiende la distribución geográfica del género fuera de los valles de altura de las provincias de Catamarca y Tucumán y el biocrón al  Montehermosense (Plioceno temprano). Paraeuphractus sabateri sp. nov procede de la Formación Las Cañas, en un área próxima a la ciudad de Las Termas de Río Hondo,  provincia de Santiago del Estero.

Se rescataron tres ejemplares, dos de los cuales presentan el caparazón dorsal casi completo. Se colectaron, además,  dos cráneos, una hemimandíbula y diversos restos de postcráneo. Entre otros rasgos, la nueva especie se diferencia de P. prominens (Moreno y Mercerat), por: el escudo escapular con la última banda (cuarta) completa sobre el dorso, el escudo pelviano conformado por once bandas, la región posterior del escudo pelviano con dos bandas (novena y décima) interrumpidas por una placa central y las placas marginales de la región posteroexterna con una proyección cónica dirigida hacia abajo. En el escudo pelviano de uno de los ejemplares se ha detectado la presencia de tres bandas suplementarias. 
 La más desarrollada se ubica entre la quinta y la sexta banda, sobre toda la mitad derecha del caparazón. Las dos restantes se introducen a modo de cuña entre la penúltima y la última (en la mitad izquierda) y por detrás de la última banda (en la mitad derecha). La presencia de bandas suplementarias fue citada previamente, sólo para  dasipódidos actuales.  

El museo se encuentra en la calle Caseros 268, en el microcentro de la ciudad de Termas de Río Hondo, Santiago del Estero, Argentina.

jueves, 1 de octubre de 2015

El Museo Rincón de Atacama en el III Simposio del Mioceno-Pleistoceno y Norte de Argentina.

El evento se llevo a cabo en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura los días 17, 18 y 19 de septiembre de 2015. Dicho Simposio tuvo como objetivo promover un espacio de discusión interdisciplinario a fin de actualizar la información paleontológica, bioestratigráfica y geocronológica para el lapso Mioceno-Pleistoceno del centro y norte de Argentina y al mismo tiempo elaborar un cuadro cronológico y bioestratigráfico.

Participaron investigadores, técnicos y aficionados de todo el país y del exterior, entre ellos el Museo Municipal Rincón de Atacama de la ciudad de Termas de Rió Hondo.

A través de la Resolución 750/2015 el Ministerio de Turismo, dependiente del Gobierno Provincial declaró de interés esta iniciativa. Entre sus consideraciones destaca la participación de Corrientes, como sede de “Congresos y Eventos”, que posicionan a la Provincia como referente en la región.

Este evento registra como antecedentes los que se llevaron a cabo en la ciudad de San Miguel de Tucumán en septiembre de 2012, y en la ciudad de Diamante (Entre Ríos) en 2013. Dada la respuesta positiva que se encontró por parte de los colegas participantes y los avances en los objetivos propuestos, el grupo de Paleontología de la FaCENA UNNE y CECOAL-CONICET.

En este marco, uno de los propósitos originales fue el de promover un espacio de discusión interdisciplinario a fin de actualizar la información paleontológica, bioestratigráfica y geocronológica para el Mioceno-Pleistoceno del centro y norte de Argentina. En este III Simposio se pretende finalizar y poner a consideración un cuadro bioestratigráfico y geocronológico que comenzó a desarrollarse en las reuniones anteriores.

Éste represento, por primera vez, una síntesis organizada y actualizada de todo el conocimiento que se tiene en estos aspectos para esta región de Argentina. Otro de los objetivos de este Simposio fue estimular la presencia y participación de estudiantes de grado y post-grado.

El encuentro reunió a reconocidos investigadores de todo el país que aportarán su experiencia en los distintos temas a tratar dada la importancia científica y académica que tendrá para esta región del país.

Sebastián Sabater, director del Museo Municipal Rincón de Atacama de la ciudad de Termas de Rió Hondo participo dando una charla sobre el contenido e importancia del Museo termense.

También se dio a conocer el primer hallazgo de una “liana” del Plioceno (de 5 a 2,5 millones de años) de Termas de Río Hondo, una vitacea, es el primer registro de una planta de parra en Sudamérica, siendo es la tercera planta que nos describen.  por parte de Ramona Martinez de la Facultad de Ciencias Exactas, y Naturales y Agrimensura de la Universidad Nacional del Nordeste de Corrientes, Alexandra Crisafulli Del Centro de Ecología Aplicada del Litoral y Conicet, de Corrientes y por Rafael Herbst del Instituto Superior de Correlación Geológica y Conicet de San Miguel de Tucumán. Este material también se encuentra en nuestro museo.

viernes, 25 de septiembre de 2015

La ciudad vivirá la 4ª edición de La Noche de los Museos.


Los museos y espacios culturales de la ciudad que se adhieren a la 4ª edición de “La Noche de los Museos” que hoy permanecerán abiertos más allá de sus horarios habituales, desarrollarán sus actividades pertinentes y visitas guiadas en cada uno de ellos, hasta la medianoche.

Detalle Las actividades centrales se realizarán en el Museo Municipal de Artes y Artesanías Regionales, ubicado en la intersección de Av. Juan B. Alberdi (Ruta 9) y Av. Perón; con la participación de artistas locales y artistas invitados de la ciudad de San Miguel de Tucumán.

Participarán los siguientes museos: el Municipal de Artes y Artesanías Regionales; el Paleoantropológico “Rincón de Atacama”; Histórico de la Ciudad; del Automóvil; de la Poesía de Vinará; Centro Cultural Gral. San Martín y la Casa de la Cultura del Bicentenario. Actividades.

El programa de actividades es el siguiente: a las 7, apertura con visitas guiadas durante todo el día. Entrada libre y gratuita; a las 19, inicio de los festejos por la 4ª edición de La Noche de los Museos; inauguración de Exhibición de Pinturas de Artistas y Colectivos Artísticos locales; Exhibición de Pinturas al aire libre; espectáculo de Poesía, Música, Artes Visuales y Danza; a las 0 cierre. Fuente; El Liberal.

sábado, 19 de septiembre de 2015

Florentino Ameghino. Nuevo aniversario de su fallecimiento.

Florentino Ameghino fue uno de los grandes paleontólogos y geólogos americanos. Descubrió más de 6.000 especies de fósiles. No sólo se dedicó a reconocer, ordenar y sistematizar; si no que acompañó sus observaciones con interpretaciones agudas e ingeniosas que le permitieron elaborar complejas teorías. Particularmente las relativas a la geología y a la paleontología siguen siendo de uso y referencia insoslayable por los científicos e investigadores en la actualidad.

Nació el 18 de septiembre en 1854 en la localidad de Luján, Provincia de Buenos Aires. Sus padres de origen genovés llamados Antonio Ameghino y María Dina de Ameghino ayudaron mucho en su educación y formación. Se ha discutido acerca de la fecha y del lugar de nacimiento de Ameghino. Una fe de bautismo atestigua que en septiembre de 1853 nace en Moneglia (provincia de Génova) Juan Bautista Fiorino Ameghino, mientras que en la Argentina el interesado, Florentino Ameghino, declara haber nacido en Luján en septiembre de 1854. Puede no haber contradicción ni tercio excluido. Ameghino, que se formó en nuestro país, se sentía argentino y quiso serlo, como de hecho lo fue, y olvidó o hundió en el Atlántico los escasos primeros meses de su vida transcurridos fuera de esta República.

jueves, 17 de septiembre de 2015

El Glyptodon, otro gigante de la Prehistoria de Río Hondo.


En el Museo Municipal Rincón de Atacama de la ciudad de Termas de Río Hondo, se resguardan restos varios de diferentes especies de Gliptodontes, armadillos extintos de gran tamaño. Gran parte de estas piezas, fueron recuperadas en las inmediaciones del Río Dulce.

Dentro de la numerosa y popular familia de Glyptodontidos, fue una de las especies más comunes por la abundancia de restos fósiles. Su existencia fue comunicada por primera vez por Sir Owen en un trabajo científico en 1838.

Glyptodon tenía 3,5 metros de largo y 1,4 de alto. Su cráneo estaba protegido por una coraza cefálica. Su coraza ósea no tenia anillos móviles, cuya características es propia de esta familia de mamíferos desaparecidos. El tamaño de este caparazón es de unos 2,5 metros de largo por 2 metros de ancho, cuyas placas engrosadas entre si varían de 1 a 7 centímetros de diámetro, las cuales son fáciles de identificar por su forma de "flor", tambien llamada “Roseta”.

Su cola carecía del anquilosamiento de los anillos terminales en forma de tubo descriptos en los otros géneros. Esta se encuentra formada por una serie de anillos móviles de diámetro decreciente, conformada por unos siete anillos con placas de forma relativamente grotesca y en punta. Sus patas son cortas y robustas.
Gran parte de la columna y de la pelvis se encuentran soldadas a la coraza ósea. Su masa estimada es de 1,5 toneladas. Su alimentación estaba compuesta principalmente por el pastoreo de hierbas bajas de zonas abiertas. Algunos trabajos publicados recientemente en Francia por un grupo de prestigiosos Paleontólogos Argentinos, demuestra que es probable que varias especies de Glyptodontes se pudieran parar sobre sus patas traseras y apoyarse sobre sus grotescas colas, formando una especie de trípode, para mantener elevado su enorme y macizo cuerpo.

Su extinción ocurrió hace unos 10 mil años. Entre los Glyptodontidae, es el género que posee la mayor extensión latitudinal, que va desde el sur de Argentina hasta Venezuela. Su presencia en Centroamérica, especialmente México, es dudosa y requiere alguna revisión.

De acuerdo a  este taxón se habría desarrollado en ambientes abiertos de pastizales y estepas. De igual modo, recientes estudios del aparato hioideo de Glyptodon sugirieron una dieta principalmente pastadora, que apoya la hipótesis precedente.

Te esperamos en el Museo Municipal Rincón de Atacama para conocer nuestras criaturas prehistóricas. Mas adelante hablaremos de otras especies de Gliptodontes, he incluso, de mayor tamaño.

Texto: Mariano Magnussen Saffer.    Director Institucional; Sebastián Sabater.

Fuente “PaleoArgentina Web”

Bibliografía sugerida;

AMEGHINO, F. 1889. Contribución al conocimiento de los mamíferos fósiles de la República Argentina. Actas de la Academia Nacional de Ciencias de Córdoba, 6:1-1027.

CARLINI, A.A.; ZURITA, A.E. & MIÑO-BOILINI, A.R. 2008. Reseña paleobiogeográfica de los Xenarthra (Mammalia) del Pleistoceno tardío de la región Mesopotámica (Argentina). Revista del Instituto Superior de Correlación Geológica, INSUGEO, 17:259-270.

GRAMAJO, A.J. 1992. La fauna del Cuaternario y sus yacimientos en la Llanura Santiagueña. Museo de Ciencias Antropológicas y Naturales "Emilio y Duncan Wagner", Serie Estudio, 4:75-93.

NOVAS, F. 2006. Buenos Aires hace un millón de años. Editorial Siglo XXI, Ciencia que Ladra. Serie Mayor.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Qué pueblos autóctonos habitaron Río Hondo?

En dialogo con VOCES, Sebastián Sabater, Director del Museo Municipal Rincón de Atacama, relató la historia de los primeros habitantes del Departamento Río Hondo, y sobre su trágico cruce con los conquistadores españoles. 

El museo recibe visitas de turistas y vecinos locales que son guiados por Sabater
Según cuenta Sabater, hace 6000 u 8000 años el hombre prehistórico ingresaba a Río Hondo. Estos grupos, que eran minoritarios, se desplazaban en pequeñas bandas siguiendo la caza de animales hoy extintos, sustentándose además con la recolección de frutos y semillas del monte. No estaban establecidos en moradas permanentes, sino que se desplazaban a medida que se iba agotando el recurso.

Después aparecieron otras culturas del área andina, que llegaron siguiendo el cauce del río dulce o bien la conexión Guasayán-Río Hondo a través de los cerros. La cultura Las Mercedes se establece en el departamento aproximadamente en el 450 de nuestra era. Eran individuos que practicaban la agricultura, pesca y cacería en los montes circundantes, estableciéndose en lugares permanentes. Esta fue una de las entidades que más se desarrolló en la zona, siendo el área “Rincón de Atacama” el establecimiento más antiguo de dicha cultura.
 Más tarde aparecieron otros tipos de culturas, como la Famabalasto, la Sunchituyoj, y la Averías; está última mantuvo estrecho contacto con los conquistadores. 

Durante el periodo colonial, los pueblos originarios de Río Hondo eran los Tonocoté, llamados Juríes por los españoles (nombre que venía de la palabra Suri, animal del que utilizaban las plumas para hacer su vestimenta). Este grupo cultural desapareció como consecuencia de la actividad de los colonos. Dicha etnia funcionaba como mano de obra calificada, ya que eran grandes trabajadores y no belicosos, por lo que se los desarraigó y utilizó para la molienda de minerales en Potosí y en las estancias y haciendas de la región. Los pocos que quedaron se mestizaron con el español. Por esto no hay comunidades puras de Tonocoté en Santiago del Estero. De los demás grupos étnicos se sabe que han estado, pero no hay escrito que lo testifiquen. 
 
Sobre el mito de que el Imperio Incaico llegó hasta Santiago del Estero, Sabater explicó que no es más que un recurso turístico que se ha utilizado en nuestra ciudad, estableciendo la leyenda de que los Incas venían desde el Perú para darse baños curativos en Las Termas, aunque esto tiene nulo asidero histórico.

En cuanto al porqué del hablar quichua en la provincia, el director comentó que los conquistadores encontraban de difícil pronunciación el idioma Tonocoté (de origen mataco, de las amazonas), muy distinto a la legua que los españoles aprendieron en los Andes. De esta forma, los colonos decidieron enseñarles el quechua a los niños Tonocoté, para que sirvan de puente comunicacional.

El museo en la actualidad: necesidades y trabajos

Entre las mayores necesidades del museo, Sabater cuenta que están a la espera de poder contar con un edificio nuevo. “Estamos en un espacio reducido que nos quedó chico, donde además la escalera principal imposibilita la visita de gente mayor. Por eso estamos trabajando en un proyecto con el intendente. Si Dios quiere y si las gestiones se dan de manera rápida, podremos solucionar esto”.
 A su vez, también relató que el museo tiene la actividad permanente de búsqueda y rescate de materiales, sobre todo entre los meses que van de septiembre a diciembre, época en la que el rio y el lago bajan. 

“Tenemos el agravante de que con la construcción del dique El Sauzal se van a negar 17 mil hectáreas, por las que vamos a tener que armar un grupo de trabajo con la empresa encargada de su construcción, y vamos a tener cinco años para extraer todo lo que podamos. Después de esto probablemente la cola del embalse llegue hasta la ciudad, así que vamos a quedar entre dos lagos y perderemos gran parte de los sitios donde trabajar para rescatar nuestro patrimonio”, finalizó Sabater.

sábado, 5 de septiembre de 2015

Termas de Río Hondo. Mastodontes por aquí, Mastodontes por allá.

La ciudad santiagueña de Termas de Río Hondo, posiblemente sea la que contiene la mayor cantidad de restos fósiles atribuidos a los vulgarmente conocidos como Mastodontes (Stegomastodon sp), un genero de elefantes que vivieron en América del Sur en los últimos dos millones de años antes del presente.

Fueron un Proboscideo (que posee trompa) al igual que el extinto Mamut y el actual elefante. Habitaron lugares abiertos y pantanosos, donde sus huesos se iban incorporando al sedimento a medida que morían. Los hallazgos de restos fósiles de antiguos elefantes son algo escasos, aunque en las zonas adyacentes al Río Dulce parecen con mayor frecuencia a comparación con otras localidades fosilíferas de Sudamérica.
El material colectado desde hace varias décadas por los hermanos Emilio y Duncan Wagner y que hoy se conservan en el Museo que lleva su nombre en el Centro Cultural del Bicentenario en la ciudad capital de la provincia, como aquellos colectados por distintos autores hasta mediados de los años 60 y en las ultimas décadas colectados y coleccionados por el Museo Municipal Rincón de Atacama de la localidad termense, demuestra la gran abundancia de este genero de proboscideo extinto con respecto a otros representantes de la megafauna del pleistoceno, a partir de varias decenas de piezas, principalmente restos mandibulares completos y parciales, vértebras, huesos largos, fragmentos de colmillos o defensas, partes de cráneo entre otros, algunos de ellos recuperados recientemente.

El Río Dulce de la Provincia de Santiago del Estero muestra en sus márgenes, entre las ciudades de Termas de Río Hondo y Santiago del Estero, unos extensos afloramientos de areniscas grises muy friables, que se confunden con los bancos arenosos del río actual.  En ellas se encuentran restos fósiles de mamíferos pleistocenos procedentes de estos depósitos se conocen desde hace mucho tiempo. Sin embargo, diversos geólogos y paleontólogos han supuesto que se trataba de material retransportado por el cauce del río Dulce, tema que aun se allá en discusión. Esta teoría se base principalmente en que los fósiles se recuperan siempre desarticulados.
Probablemente este río pleistoceno constituyó el principal recurso de agua en una amplia región caracterizada por precipitaciones escasas y una larga estación seca (como en la actualidad). Durante las fuertes variaciones climáticas del Pleistoceno superior, las consecuencias de la aridez regional pueden haberse agudizado con la eventual disminución de las lluvias en las zonas más húmedas, lo que hoy constituye las cabeceras de la Cuenca del Río Salí-Dulce (provincias de Tucumán y Santiago del Estero).

Tales circunstancias favorecerían la concentración de animales débiles y moribundos, sujetos a la acción de los carnívoros. Así también podría existir una abundancia de cadáveres de mastodontes y de otros herbívoros concentrados en el canal, y sus proximidades expuestos a los carroñeros y otros agentes naturales. Posteriormente, los restos podrían ser arrastrados durante las crecidas y finalmente sepultados a baja profundidad.
El Stegomastodonte (Stegomastodon sp) tenía una altura promedio de 2,8 metros y un peso de 6 toneladas (aunque los hay mas grande), con el aspecto de una versión robusta del elefante moderno, del cual, a diferencia de las especies más relacionadas, se asemejaba por tener dos colmillos. Estos colmillos se curvaban hacía arriba y tenían una longitud de 3,5 metros. Los molares de Stegomastodon se cubrían de esmalte y un patrón complejo de crestas con protuberancias sobre ellas, que le conferían una gran superficie de masticación adecuada para una dieta herbívora.

El género se originó en América del Norte y las dos especies sudamericanas llegaron durante el Gran Intercambio Americano. Inicialmente herbívoros mixtos, Stegomastodon waringi evolucionó con una dieta basada en pastos, mientras Stegomastodon platensis se hizo principalmente folívoro. Las especies de Stegomastodon vivieron en hábitats más cálidos y con altitudes menores al oriente de los andes, mientras el género relacionado, Cuvieronius, vivió en regiones más frías de mayor altitud.
El gran intercambio biótico americano (GIBA) fue el suceso que acaeció durante los últimos 3 millones de años, cuando se  restableciera la unión de Sudamérica con el resto del  continente. Este evento geológico posibilito que la fauna  de América del su desplazara hacia el hemisferio norte, y la de este, hacia hemisferio sur. Así fue que  hacia el norte se movilizaron los grandes Gliptodontes, Megaterios, Toxodontes etc. en tanto que los emigrantes del norte llegaron a nuestras tierras fueron los Cervidos, Hippidion, carnívoros como osos y tigres dientes de sable y los grandes Mastodontes. El impacto de este fluido intercambio trajo aparejadas consecuencia dramáticas, como la competencia por los nichos ecológicos, la falta de readaptación, enfermedades etc, logrando la disminución de especies autóctonas, algunas llevadas a la extinción.

La especie Stegomastodon platensis fue descrita originalmente por Florentino Ameghino en el año 1888. El holotipo fue depositado en el Museo de La Plata con la sigla MLP-8-63; se trata de una defensa de un ejemplar adulto, proveniente de las barrancas de San Nicolás de los Arroyos, en las costas del río Paraná, en el nordeste de la provincia de Buenos Aires.
En la Argentina, sus restos han sido exhumados en la Provincia de Buenos Aires (donde se halla su límite más austral, a los 37°S), y en las provincias de Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe, Santiago del Estero y Corrientes. Se ha inferido para este taxón una marcada preferencia por climas de tipo templado cálido y hábitats de zonas abiertas o sabanas arboladas.

Los mastodontes recuperados en las inmediaciones de termas de Rio Hondo, convivían con otros gigantes de la edad mamífero lujanense (Pleistoceno superior) y con una antigüedad datada en unos 20 mil años antes del presente, como pampaterios y gliptodontes (armadillos gigantes), glosoterios y megaterios (perezoso de gran tamaño), toxodontes (semejantes a hipopótamos) Amerhippus (caballos extintos) Hemiauchenias (camélidos de gran tamaño) y ciervos semejantes a los actuales.
Te esperamos en el Museo Municipal Rincón de Atacama de Termas de Río Hondo, para que encuentres en su exhibición algunas de las decenas de piezas recuperadas en nuestra región y atribuidas a Stegomastodon, el elefante sudamericano extinto.

Texto; Mariano Magnussen Saffer. Direccion Institucional: Sebastian Sabater.

Bibliografía sugerida.

ALBERDI, M.T.; CERDEÑO, E. & PRADO, J.L. 2008. Stegomastodon platensis (Proboscidea, Gomphotheriidae) en el Pleistoceno de Santiago del Estero, Argentina. Ameghiniana, 45(2):257-271.

AMEGHINO, F. 1888. Rápidas diagnosis de mamíferos fósiles nuevos de la República Argentina. Buenos Aires, Obras Completas, 5:471-480.

BERTON, Michael. (1992). Dinosaurios y otros animales prehistóricos. Ediciones Lrousse Argentina S.AI.C.
BONAPARTE, J.F. & BOBOVNIKOV, J. 1974. Algunos fósiles pleistocénicos de la provincia de Tucumán y su significado estratigráfico. Acta Geológica Lilloana, 12(11):171-183.

BOND, M.; CERDEÑO, E.P. & LOPEZ, G. 1995. Los Ungulados Nativos de America del Sur. In: Alberdi, M.T.; Leone, G. & Tonni, E.P. (Eds.), Evolución climática y biológica de la región Pampeana durante los últimos cinco millones de años. Un ensayo de correlación con el Mediterráneo occidental. Museo Nacional de Ciencias Naturales, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Monografías 12, p. 259-275.

MAGNUSSEN SAFFER, M, BOH, D y ESTARLI, C. 2015. Observaciones paleopatologicas y cambios morfológicos de carácter funcional en una tibia de Stegomastodon (Mammalia, Gomphotheriidae) en el Pleistoceno tardío del Partido de General Alvarado, Provincia de Buenos Aires, Argentina. XXIX Jornadas Argentinas de Paleontología de Vertebrados. Diamante, Entre Ríos. Mayo de 2015. Libro de Resúmenes.

MAGNUSSEN SAFFER, M. 2015. Los hermanos Emilio y Duncan Wagner y su legado al patrimonio de Santiago del Estero, Argentina. Paleo Revista Argentina de Paleontología. Boletín Paleontológico. Año XIII. 128:40-42. 

NOVAS, F. 2006. Buenos Aires hace un millón de años. Editorial Siglo XXI, Ciencia que Ladra. Serie Mayor.
Prado, J. L.; Alberdi, M. T.; Azanza, B.; Sánchez, B.; Frassinetti, D. (2005). «The Pleistocene Gomphotheriidae (Proboscidea) from South America». Quaternary Internacional.126-128: 21–30.